Café para todos

¡Mire usted! mi amor es constitucional

Un político español, de la bancada de la oposición, ha iniciado una cruzada para ganar el voto católico radical –1 millón de almas-, amenazando la legalidad vigente de los matrimonios homosexuales. El político aspirante al poder, cree que la unión para toda la vida entre personas del mismo sexo no es constitucional; ilegal e inmoral según su dios. Un Creador traicionado por el poder de los hombres blancos, con papeles y heterosexuales.

Desgraciada por la corrupción del alma, la secta de este político olvidó un mandato divino que debía inspirar sus actos y su doctrina. La ley del AMOR; gérmen de cualquier legislación, espíritu de cualquier norma, motor de una civilización justa.
En nombre de la conciencia católica, la Iglesia en la que comulga este político ha mutilado culturas, desangrado países, asesinado a millones de seres humanos, imponiendo el infierno de los “justos” en la tierra. Pero su ira “divina” no ha erradicado LA PALABRA y mujeres y hombres en todo el planeta siguen amándose con pasión y ternura, multiplicando el don de la felicidad; a veces a escondidas, arriesgando su vida, retando a la espada y a las penas capitales… para hacer su VOLUNTAD.

¡Mire usted!, señor político, la justicia no es su credo, usted solo quiere gobernar.

¡Mire usted!, señor político, el amor no es su programa, usted solo quiere gobernar.

¡Mire usted!, señor político, el dios no dijo “eso”, usted solo quiere gobernar.

¡Mire usted!, señor político, antes de gobernar debería aprender a AMAR.