Café para todos

El efecto Lázaro

Hoy nos despertamos con la sensación de que nada cambia. Las imágenes de un país, Haití, sepultado en la miseria, nos hacen dudar de la eficacia de la ayuda, de la voluntad de los países por corregir el rumbo. Hoy todos pensamos de qué sirvió la avalancha de donaciones y las campañas de solidaridad. Los países donantes, la ONU, las ONGs hacen balance de uno de los mayores fracasos humanitarios de la historia. El dinero prometido no llega, el que llega no es completamente eficaz. Haití está sumida en el desgobierno y no hay un líder capaz de sacar de los escombros a uno de los países más pobres del mundo.

En plena reflexión, me llega un email de un amigo: “échale un vistazo a este documental”, El efecto Lázaro. 30 minutos de esperanza, de historias reales sobre los efectos de la ayuda y la voluntad de lucha. La película, estrenada en el canal de pago HBO y distribuida, gratuitamente, en Youtube, muestra los efectos de los fármacos antirretrovirales en enfermos terminales; personas desahuciadas que han logrado volver a la vida.

Las imágenes son potentísimas. El realizador Lance Bans (director de Jackass) utiliza un recurso clásico del cine: imágenes del antes y después del acceso diario a los fármacos del SIDA, para fotografiar el milagro de la solidaridad y la grandeza del ser humano; un animal creado para vivir por encima de cualquier circunstancia.

La película muestra la recuperación de mujeres, jóvenes, niños que han revivido para continuar en este mundo. Su ejemplo es extrapolable a los 3 millones de personas en África que ya acceden a los fármacos y un aviso para los donates: 30 céntimos diarios pueden echar a andar a un moribundo.

La batalla contra el SIDA tiene muchos más frentes, muchas goteras que se traducen en millones de huérfanos, nuevas infecciones, negociación de los precios de las patentes… pero hoy no quiero pensar en ello. Prefiero concentrarme en el éxito de Bwayla, Concilia, Paul y Connie; recordar su mirada antes y después de que la ayuda salvara sus vidas.