Cómo conseguir diamantes Free Fire y Free Fire Max gratis – Marzo 2022

Seguramente muchos de vosotros os estaréis preguntando cómo obtener diamantes gratis en Free Fire, consiguiendo así nuevo equipamiento y armamento en el juego. En esta guía te vamos a mostrar las mejores opciones para conseguirlo sin poner en peligro tu cuenta, y de forma totalmente legal.

No es un secreto que Free Fire se ha postulado como el rival directo respecto a PUBG y Fortnite por el trono del tan concurrido género del Battle Royale. No obstante, no es tan fácil avanzar en dicho juego sin un elemento clave en lo que es el intercambio de beneficios: los diamantes en Free Fire. Algo que nos podrá permitir ser los números 1 más frecuentemente.

Tienda de Regalos en Quito con entrega a domicilio

En Obsequiarte encontrás las mejores opciones de regalos para envío a domicilio en Quito. Tenemos más de 12 años de experiencia enviando detalles que tocan en lo más profundo de los sentimientos de tus seres queridos.

Miles de clientes han confiado en nuestros obsequios para representarlos en este momento especial. Además contamos con la Garantía de Excelencia de Obsequiarte, que respalda nuestro compromiso con cada cliente.

Si buscas un regalo para hombre, mujer, o un detalle personalizado, puedes contar con Obsequiarte – Más que un regalo, un sentimiento, Regalos Quito es para ti.

Tarot amigo gratis

¿Seréis amigos para siempre? ¿Es tu mejor amiga realmente una traidora? ¿Se convertirá en tu peor rival esa persona que pensabas que era tu alma gemela? Los amigos van y vienen… Si quieres una lectura divertida que pueda mostrarte si tu amigo es realmente el mejor amigo del mundo o podría llegar a decepcionarte, el Tarot amigo es la solución… o bueno, también puede llegar a convertirse en el Tarot enemigo, ya todo depende la respuesta de las cartas. Con Tarot amigo sí o no, podrás salir de dudas de una vez por todas con tus amistades.

Lee más desde acá: https://tarot-gratis.online/tarot-amigo/

IÑIGO

Todavía no se escribir, ni entiendo del todo las palabras. Hablo con los ojos y me penetran las sonrisas, los tonos, el tacto suave de los besos de mis madres a cuatro manos. Pero ya sé decir que NO y tiemblo de rabia cuando me impiden ser. Y ustedes casi lo consiguen.

Mis madres se casaron para regalarme los apellidos de mi sangre, pero ustedes quisieron hacer de ese compromiso un acto obsceno, ilegal, recurriendo a no sé que dogmas de hombres de hielo, de infierno. Y la cordura del pueblo se impuso y no tuvieron cojones.

No sé decir Papá, pero rezo cada día al semen que me donó la vida. Pagada céntimo a céntimo a los mercaderes de bebés que conducen Porches y se lavan las manos con perfume cuando las cosas salen mal.
Ustedes dijeron NO a mi concepción .Y Dios les quitó la razón.

No sé cuantos intentos hasta coronar la vagina parturienta de mi madre amada. Pero aquí estoy, escribiendo mi vida, balbuceando q u e u n a v i d a n o s e p u e d e r e c o r t a r. Ni en nombre de Dios ni de la Hacienda Pública.

La madre que me parió, lesbiana, casada, es la madre de la patria. Las mujeres amamantan el futuro, los políticos lo consumen en putas santas que los humanizan con fondos públicos.

Nací en un país viejo que desahucia la vida por las ideas. Y en mi lucidez analfabeta de un año de vida, sé que se equivocan hasta la médula segando la fuerza imparable de la familia. Ya habéis dictado sentencia maliciosa. Pero desobedeceré, como siempre, con un No rotundo de una sabia España que ha está mudando su piel enferma de Iglesias e intolerancias.

Y otros niños nacerán, como yo, para destronar eternamente vuestros pecados imbéciles. Y os desnudarán las vergüenzas escondidas en paraísos y sobres macilentos que ya no importarán a nadie.
Os lo prometo. Llegará la primavera y ya no existiréis.

Es palabra de madre.

Por qué SOMALIA.

Vomito al leer la Historia de Somalia, y comprender .
Un país rico en reservas de petróleo sin extraer, una costa de 3.300 kilómetros, vitales para el control del tráfico marítimo en el Océano Índico. Quien someta a Somalia, domina el flujo de mercancías entre África, India y China, incluido el petróleo de Oriente Medio. Un desafío para el viejo Imperio – “Dios salve a Norteamérica”- acosado por las potencias emergentes.

El hambre en Somalia es una historia de marionetas y Política Real de grandes beneficios, estrategias geopolíticas y errores catastróficos.
No hablaré de la definición de sus fronteras tras la retirada colonial, del pulso por su control en la “Guerra Fría”, de los combates entre Somalia y Etiopía para ganarse terreno. “Alimenta el odio”, “Divide y vencerás”, “desestabiliza y controlarás”.
Pero sí hablaré de los desastres de la guerra y de la deuda millonaria somalí por la compra de armas -¿quién se enriqueció?- y de los ajustes impuestos por el FMI que aniquilaron la estructura de su economía tradicional. Somalia pagó muy cara su ambición.

En los años ‘80 el FMI impuso cambios fundamentales para poder cobrar la Deuda de la guerra. La economía nómada-pastoril, debía reinventarse hacia una actividad comercial estable para la exportación. Las reformas económicas rompieron la relación de intercambio entre pastores y pequeños agricultores que realizaban transacciones mediante dinero y trueque.
El FMI obligó a Somalia a eliminar la subvención al grano autóctono y a abrirse a las importaciones… En forma de “ayuda alimentaria” millones de toneladas de sacos de trigo y arroz de EEUU invadieron el mercado – ¿quién se enriqueció?- y aniquilaron los precios y los hábitos de consumo –maíz y sorgo- y destruyeron a los agricultores del país. La guerra contra Etiopía y las reformas impuestas por FMI para reducir el gasto público – que Europa se agarre los machos- pusieron a Somalia de rodillas.

En los ’90 llegó el “deseado” caos y la descomposición del país63 partidos políticos aspiraban a controlar una población de 3 millones de habitantes. Se crearon territorios autónomos. Los Tribunales islámicos- el 99% de la población es musulmana- y los señores de la guerra –financiados por EEUU- competían por el poder sembrando terror y pobreza. Etiopía devuelve la visita e invade Somalia con armas “made in” EEUU.Y de nuevo llegaron las hambrunas que se quedaron grabadas en la retina de la opinión pública mundial.

En 1996 George Bush (padre) envió una misión “salvadora para restaurar la esperanza”; comandos militares de élite para asegurar el reparto de la ayuda de emergencia. Todos recordamos la película “Black Hawk Derribado”. Pero el objetivo no era el hambre sino, de nuevo, el control de un país islámico de importancia estratégica, con millones de barriles de petróleo bajo la tierra y 4 compañías norteamericanas aspirando al botín: Conoco, Amoco, Chevron y Phillips.

Somalia entró en el siglo XXI con el apellido “Eje del mal”. Ahora dicen que el problema es Al Qaeda y la expulsión de las Ongs internacionales, la sequía -¿tendrá que ver el cambio climático?-, y la subida de los precios de los alimentos con los que los capitales del mundo especulan para refugiarse de la crisis.
Pero a mí no me la dan. 

El problema es la lucha por los recursos, por el poder y la primacía mundial de las grandes fortunas de siempre en manos de unos pocos; asesinos. No importa cuántos mueran ni de qué forma. Siempre queda el lavado de cara, las galletas nutricionales, y la voluntad de unos cuántos para parchear el intenso dolor que genera la inmundicia humana.
Ya lo decía mi abuela: “Quien siembra vientos, desata tempestades”. Ninguno de nosotros, de momento espectadores del horror, estamos a salvo.

Ciudadanos contra la corrupción

Hoy me han invitado a participar en una campaña ciudadana. Me piden alzar la voz contra los políticos corruptos. Que exija con mi firma, a los partidos españoles que concurren al las elecciones municipales y autonómicas, la eliminación de las listas de los políticos imputados en casos de corrupción.
Este es un extracto de la carta que he recibido de Avaaz, una comunidad ciudadana de movilización on-line.

A los Secretarios Generales de los Partidos Políticos Españoles:
Excluyan de sus listas electorales a todos aquellos candidatos imputados o condenados por graves irregularidades y delitos asociados a la corrupción y actúen con urgencia para impulsar medidas eficaces para combatirla. Nuestros votos en las elecciones dependerán de las acciones que emprendan para excluir a dichos candidatos y limpiar la política española. Queremos el comienzo de una nueva era en nuestro país. Una era libre de corrupción.

Avaaz.org trabaja desde 2007 para “movilizar a los ciudadanos del mundo para cerrar la brecha entre el mundo que tenemos y el mundo que la mayoría de la gente quiere”.
La organización ha participado en propuestas similares. En Brasil, Avaaz consiguió reunir 2 millones de firmas para apoyar la iniciativa “Expediente limpio”. La ley aprobada por El Congreso cuenta con más de 330 candidatos que “están virtualmente descalificados para presentarse a cargos públicos”.
En Italia, Avaaz reunió 340.000 firmas para luchar contra la “Ley Mordaza” que pretendía recortar el poder del sistema judicial italiano para investigar y procesar delitos de corrupción, así como la imposición de penas los editores y periodistas que informasen sobre presuntos casos de corrupción.
Ahora la pelota está en el tejado de los ciudadanos españoles. En la página web de El Corruptódromo han publicado información sobre cientos de casos de corrupción en ayuntamientos y Comunidades Autónomas; el mapa de la corrupción en España localiza cohechos, malversación, prevaricación en la mayoría de provincias del país.

Casi todos los partidos nacionales o locales tienen algún miembro “manchado.
Ante las próximas elecciones los ciudadanos nos hacemos la misma pregunta ¿qué podemos hacer?. Mi opción será exigir a los partidos que limpien sus listas de imputados. Avaaz necesita 125.000 firmas, ya han recogido más de 90.000. Ojalá millones de ciudadanos se adhieran a esta iniciativa y los partidos políticos reaccionen de una vez ante el hartazgo y la vergüenza.

Tu dinero mata. Actúa para evitarlo

¿Has invertido tus ahorros en un banco que ha participado en la venta de armas a Libia?

“El BBVA participó con 78 millones de dólares en octubre de 2008 en una emisión de acciones de Finmeccanica, empresa armamentística italiana, participada en un 2,01% por la Libian Investment Authority (LIA) del gobierno libio, que ha realizado recientes y suculentos negocios con el gobierno de Gadafi”. (fuente Centro Delàs de estudios por la paz)

¿Tu banco utiliza tu nómina para fabricar bombas de racimo y armamento nuclear?

“El Banco Santander posee o gestiona acciones por valor de 510.000 dólares en la empresa Textron, fabricante de misiles con municiones de racimo” (fuente Centro Delàs de estudios por la paz)

Si la respuesta es sí, ¿Cómo actuar para limpiar de sangre inocente el dinero que ganas honradamente? El activismo accionarial es un movimiento de reacción que comenzó hace 4 años en España. Su fuerza radica en la delegación de acciones de ciudadanos y asociaciones, para sumar los 500 títulos necesarios para participar en las Juntas de Accionistas de las grandes empresas. 
Jordi Calvo, miembro de Centro Delàs de estudios por la paz, utilizó la suma de 350.000 títulos del BBVA, delegados por personas corrientes, para denunciar ante la última Junta de Accionistas las inversiones en el sector armamentístico.En su discurso, Jordi Calvo denunció que “El BBVA dice tener una normativa interna para limitar las operaciones con la industria armamentística. Es cierto, pero de acuerdo con nuestras investigaciones, sabemos que los fondos de inversión gestionados por el BBVA incluyen acciones y bonos de 16 empresas que fabrican armas controvertidas, que el BBVA ha concedido préstamos a 8 de estas compañías desde 2006 y ha dado apoyo a 4 de ellas en la emisión de bonos y acciones. Esto muestra que su normativa interna de financiación del sector defensa no sólo es insuficiente, sino también un engaño a sus accionistas, trabajadores y a la opinión pública, vista la larga lista de compañías del sector militar que el BBVA continúa financiando”.

Con la voz temblorosa pero con una voluntad firme, Jordi Calvo exigió en su discurso al poderoso Emilio Botín que “clarifique la posición del Banco Santander” sobre su “participación accionarial en empresas fabricantes de armas”, “la concesión de créditos a empresas fabricantes de armas” y “financiación de la exportación de armas”.Su intervención completa no tiene desperdicio.

El activismo accionista es un movimiento que ya ha cosechado éxitos. Greenpeace se enfrentó a Nestlé por la fabricación de sus productos con aceite de palma procedente de la destrucción de selvas tropicales. La presión de la ONG Survival ha logrado que la Iglesia Anglicana y otros inversores hayan vendido sus acciones para evitar la destrucción de Los Dongria, amenazados minería de Niyamgiri Vedanta.
Desde el comienzo de la lucha, cada vez son más los ciudadanos que ofrecen sus acciones a Setem, Ong Justicia y paz, Observatorio de la Deuda en la globalización, tras recibir información de las campañas BBVA sin armas y Banco Santander sin amas.
La realidad es que es muy difícil que las políticas de los bancos cambien ¿ que son 300.000 accionistas frente a miles de millones de títulos en manos de empresarios concentrados en ganar dinero sin mirar atrás? Sin embargo se mueve. Los ciudadanos deben ser conscientes de que el primer paso para cambiar las cosas es alzar la voz. El segundo utilizar nuestra fuerza como consumidores para construir una banca ética.Y no me refiero exactamente a ejemplos como Cajamadrid, que combina la obra social con el puesto nº1 en ranking de participación en la industria armamentístisca española.

Vaginas en la ciudad de la Alegría

Existe un lugar en la RD del Congo donde las mujeres sanan sus cuerpos violados por el odio y la locura de la guerra por el Coltán, una masacre silenciada e inflamada por las grandes multinacionales de telefonía móvil. Existe un lugar en Bukavu llamado La ciudad de la alegría; un espacio de rehabilitación física, espiritual y social donde las mujeres se reconstruyen y regeneran la fuerza de su naturaleza. Un oasis para romper el silencio, compartir sus pesadillas para olvidarlas y denunciar al mundo una matanza diaria y organizada para alimentar la avaricia de nuestro mundo; interconectado y sordo.

Testimonio de Claudine 

“Tengo 52 años y 9 hijos. Estamos sufriendo mucho a pesar de que dicen que nuestro pueblo vive en paz. Nosotros no la tenemos. Os contaré lo que pasó”:

Nos detuvieron. Eramos 12 (…) Nos ordenaron tumbarnos. Comenzaron a golpearnos con palos. Comenzaron a violarnos. Nos llevaron al bosque. Nos golpearon más.Nos violaron otra vez. Nos hicieron caminar a un poblado, llegamos al amanecer. Nos ataron a los árboles. Nos ataron con fuerza. Había 6 mujeres y sus dos maridos. Nos violaron frente a ellos. En nuestras mentes apareció toda la miseria del mundo.
(…) Vinieron con una mujer embarazada. Me ordenaron que la acuchillase. No pude hacerlo. Mis manos temblaban. Ellos apuñalaron el vientre de la mujer y tiraron al bebé al suelo. La mujer murió. Despiezaron al bebé y lo cocinaron. Todos mearon y depositaron sus heces en su cuerpo. Nos ordenaron que nos lo comiéramos (…) Nos dijeron “Jodidos congoleños. Os coméis a vuestros propios hermanos”
(…) Estuvimos retenidas dos meses. Un día escuchamos a los soldados del ejército del Congo. Nos gritaron para que nos tumbáramos. Hubo mucho disparos. Cuando todo terminó me llevaron al Hospital de Panzi donde recibí tratamiento. No me habían contagiado con el virus del VIH. Tras varios días en casa, la guerrilla Interhamwe (de origen ruandés) regresó de nuevo. Mataron a mi tío , a mi hijo, a la mujer de mi hermano. Pude escuchar cómo les cortaban la cabeza.”

Tras escuchar decenas de historia como ésta, Eve Ensler, autora de “Los Monólogos de la Vagina” , decidió actuar. Desde su organización V-day, ayudó a financiar, junto con UNICEF y la Fundación Panzi, la Ciudad de la Alegría; concebido, creado y desarrollado por las mujeres de la zona. En la ciudad de la alegría las mujeres supervivientes de los abusos sexuales y la violencia encuentran apoyo para resurgir de sus cenizas y convertirse en líderes y activistas.
Cada año 180 mujeres participan en grupos de terapia; utilizan la danza y el teatro para sanar sus mentes; aprenden defensa personal para protegerse, educación sexual para planificar su vida, ecología, horticultura y educación para generar sus propios negocios y no depender de nadie para sobrevivir.
Podéis leer más información sobre el proyecto y cómo ayudar en:
http://drc.vday.org/take-action

¿TU MÓVIL ESTÁ MANCHADO DE SANGRE?

Mientras hablamos de dictadores en Libia, Egipto, Túnez… África se desangra por la lucha de las grandes potencias occidentales productoras de tecnología para teléfonos móviles y ordenadores.
La República Democrática del Congo es la mina del oro “gris”; el único territorio del mundo que posee el 80% de las reservas mundiales de Coltán, mineral imprescindible para la fabricación de teléfonos móviles, ordenadores…
En nuestro mundo, materias primas estratégicas es sinónimo de guerra. Desde 1998 la RD del Congo sufre enfrentamientos armados por el control del mineral y la invasión del ejército de Ruanda y Uganda en parte de su territorio. La ONU sabe que el ejército Patriótico Ruandés supervisa parte de la actividad minera en Congo. El Coltán se traslada en camiones a Ruanda donde es tratado antes de su exportación a Estados Unidos, Alemania, Holanda, Bélgica y Kazajistán.
El negocio del Coltán financia la guerra en la que han muerto más de 5 millones de personas y 300.00 mujeres han sido violadas, cifras equiparables a las que se produjeron en la II Guerra Mundial. La Lucha por el Coltán está produciendo el mayore genocido de nuestto siglo pero nadie habla de ello en las noticias.
De todo esto habla el documental Blood in the Mobile. Su director, Frank Poulsen viajó a la RD del Congo; ha visitado las minas controladas por grupos armados que se enfrentan por su control, donde los niños trabajan en condiciones deplorables. Tras su viaje el director trata de buscar respuestas en las grandes compañías de telefonía móvil. ¿Están comprando Coltán manchado de sangre? ¿Debemos los usuarios exigir a las compañías que garanticen la legalidad de sus materias primas? Antes de comprar un teléfono ¿debemos exigir a las compañías la garantía de su comportamiento responsable?

Contra la venta de armas españolas

 Gervasio Sánchez es un experimentado periodista especializado en denunciar la violencia y el horror de las guerras.
Hoy he leido el discurso que pronunció cuando le entregaron el premio Ortega y Gasset; palabras que expresan la coherencia de este periodista comprometido con el “Hombre”, palabras que disparan verdades a los oidos de los políticos españoles, responsables de la venta de armas españolas; que siembran dolor y pobreza a cambio de la riqueza de unos pocos. Este es un extracto de su denuncia:

(…) Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.
Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.
Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.
Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.
Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.